Translate

viernes, 29 de enero de 2016

UNA #HISTORIAdeHUMANIDAD, #India

 
Akhilesh Kumar se sintió tan bien luego de realizar una pequeña obra solidaria que decidió compartirlo en su cuenta Facebook, sin imaginar que la historia se haría viral.


Todo ocurrió en el hotel Sabrina, ubicado al sur de India, en la ciudad de Malappuram, Kerala, donde este hombre entró para poder comer y se sentó junto a la ventana. Luego de hacer su pedido, vio a un  niño que lo miraba desde afuera con detención así que decidió hacerle una seña e invitarlo a pasar para que comiera con él. El niño entró de inmediato, acompañado de su hermana menor.


Cuando los niños llegaron a sentarse con él, les ofreció algo de comer y les preguntó qué querían. Ambos deseaban lo mismo que comía él y se comieron en segundos todo lo que les sirvieron mientras Kumar seguía sin tocar su plato.

Cuando al fin terminó su plato, llegó la hora de pedir la cuenta y quedó impresionado al ver lo que le habían llevado los meseros; además de ser la muestra de que el karma existe, el papel mostraba un costo $0 y se leía el siguiente mensaje:
No tenemos una máquina que pueda cobrar por la humanidad. Que cosas buenas le acompañen”

No tenemos una máquina que pueda cobrar por la humanidad. 
Que cosas buenas le acompañen”
Fuente:  Tronya