Translate

martes, 15 de abril de 2014

PINTOR FRACASADO...Quién fue? 2 de 2


El autor de estas pinturas  fue…



Adolf Hitler  





En septiembre de 1907 a los 18 años intenta por primera vez ingresar en la Academia de Bellas Artes de Viena. Tras prepararse intensamente a lo largo de más de un año, se presenta al examen de admisión. Compite con 113 aspirantes. Logra superar la prueba escrita en la que son eliminados 33 concursantes y se somete al examen de dibujo donde se evalúa un conjunto de sus trabajos realizados en los meses precedentes. Sólo aprobaron 28 aspirantes y Hitler obtuvo un “insuficiente”. Ante este fracaso, intenta matricularse en la Escuela de Arquitectura pero no reúne los requisitos y 
ni siquiera llega a la prueba de admisión.


Un año después, en septiembre de 1908 repite el examen de ingreso a la Academia, pero esta vez no logra pasar la prueba escrita. No obstante estas dos experiencias negativas, se instala como pintor en 1910. Realiza obras en pequeño formato (5 x 22 cm), generalmente sobre cartón copiando paisajes de tarjetas postales, grabados antiguos y, a veces, alguna figura del natural. Ocasionalmente pintaba al aire libre. En su mayor parte se trataba de dibujos a lápiz (abusaba del lápiz graso), tintas coloreadas y acuarelas.


Pinturas y dibujos hechos por Adolfo Hitler antes de que se convirtiera en dictador de Alemania. Fue rechazado de la escuela de arte en Austria por que solamente era bueno para dibujar edificios y paisajes. Cuando se trataba de dibujar o pintar personas, le faltaba el talento.
Decía que la escuela de arte estaba manejada por judíos. Los investigadores opinan que ése es el origen de su odio hacia ellos.


Más que un dictador, es un sujeto producto de un mundo pensado para ahogar los sueños y destruir las ilusiones, un mundo de individuos que caminan su sendero solos y desdichados, genio y figura.

Cabria preguntarse, que hubiese pasado si Hitler cumpliera sus sueños de estudiar en la Academia de Bellas Artes, quizás hoy en día sería un artista reconocido y no el
monstruo de la intolerancia en el que se convirtió...